Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

DULCE SERENA

ORIGEN:

Hoy en día no se sabe con certeza porqué la tradición turronera arraigó en Castuera. El turrón tiene un origen remoto y ya era conocido en la antigüedad clásica como un rico dulce degustado por las gentes de ambos lados del Mediterráneo.

Es sabido que lo empleaban los árabes como alimento para sus ejércitos, por ser fácil de transportar y conservar, y se piensa que fueron ellos quienes, al asentarse en las tierras castueranas, confeccionaban un dulce parecido al turrón que se llamaba “halwa”.

Pero la hipótesis más probable sobre su origen vincula el turrón con la arriería, una de las principales actividades que tuvo Castuera en el pasado. Castuera está en un cruce de los caminos que comunican Córdoba con Castilla y Sevilla con Almadén. No es de extrañar que el turrón se empleara como apoyo alimenticio para estos caminantes y que de este modo llegara a Castuera.

Otra causa pudo ser el contacto con alicantinos y catalanes, regiones que cuentan con importantes artesanos del turrón y que frecuentaban estas tierras para adquirir coscoja, una planta utilizada para obtener el tinte gualda.

MATERIAS PRIMAS:

  • La miel, es la sustancia que aglutina todos los ingredientes, procede de Fuenlabrada de los Montes, la miel que se utiliza para la elaboración del turrón, es la miel de milflores.
  • Las almendras, ingrediente estrella del turrón, procede de Tierra de Barros, Bienvenida, Quintana de la Serena…las hay de muchas variedades, pero la que se utiliza para la su elaboración es la comuna.
  • Los huevos, los turroneros de Castuera antiguamente apalabraban con la gente de los campos para su compra, sólo se utiliza la clara, de ahí el color blanquecino del turrón, la yema se deja para otros dulces.
  • El azúcar, procede de la Garrovilla, no se echa mucho ya que lleva miel, pero sí que se utiliza para hacer otros dulces como, garrapiñadas, frutas glaseadas…

Siempre se ha hablado del espíritu emprendedor del turronero o turronera como sin materias primas en nuestra localidad se ha llegado a crear la identidad de un pueblo.

LA ELABORACIÓN DEL TURRÓN:

La elaboración del turrón en Castuera comenzaba en el mes de septiembre, al acabar el período de ferias. Es entonces cuando los turroneros hacían acopio de almendra, miel o leña para el horno.

La familia tostaba la almendra y se reunía en torno al caldero de cobre, puesto sobre un horno cilíndrico, para calentar la miel.

La miel caliente tenía que llegar a “punto de clara” para poder añadir en ese momento, las claras de los huevos. Después, la masa tenía que estar en el fuego a una temperatura constante y ser removida con el corcho, sin descanso, durante cuatro o cinco horas. Más tarde, cuando al meter el palillo en la masa se escuchaba un chasquido “hacer pimporosa”, terminaba la cocción y era el momento de añadir las almendras tostadas y enteras. Una vez enfriado, el turrón ya estaba listo.

El siguiente paso era realizarle unas marcas con la cuchilla de barrear, ya que así sería más fácil partirlo, para después meterlo en grandes cajas de unos 15 kilogramos.