Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO DE LA MATA

“La Mata” es uno de los elementos más representativos de la protohistoria extremeña, destacando la conservación de sus muros de tapial sobre paramento de mampostería con los que forman varias dependencias o habitáculos.

La monumentalidad del edificio queda de manifiesto en su planta en forma de “U”, más aun contando con que tuvo dos plantas y probablemente terraza, llegando a alcanzar los 6 metros de altura total. Se puede apreciar su fisonomía de “casa fuerte” gracias a sus dos torres, muro perimetral de mampostería, terraplén y foso alrededor.

Todo ello lo enmarca en la denominada “arquitectura de prestigio” que se desarrolla en el suroeste peninsular entre los siglos VIII y V a. d. C.

El monumento está datado en el periodo orientalizante, en torno al ecuador del I milenio a. d. C. (siglos VI-V a. d. C.), y cabe destacar que para su completa excavación se desmontaron estructuras posteriores sobre él, de época romana. Este edificio forma parte de un modelo de ocupación territorial prácticamente desconocido hasta hace poco tiempo en el territorio, habiéndose documentado tres tipos de asentamientos principales: núcleos protourbanos, edificios señoriales y granjas. Los primeros están representados en la zona por un único ejemplo: Medellín. Por su parte, los edificios señoriales suman un total de ocho evidencias, entre las que se encuentran “Cancho Roano” y “La Mata”. Por último, las granjas parecen detectarse tanto en los entornos de los “edificios de prestigio” como de Medellín (Mengabril).

En las cercanías se conservan los restos de una necrópolis de incineración contemporánea al yacimiento, donde se aprecia una gran tumba con masa tumular entre otras ya muy arrasadas.

Tiene su acceso a través de dos vías:

Por el norte: desde Magacela, accediendo por La Coronada o La Haba, y siguiendo la señalización.

Por el sur: desde Campanario, a través de la pista asfaltada que desemboca en Magacela.

El yacimiento cuenta con aparcamientos y un punto de atención al visitante en el horario establecido. La visita puede realizarse de manera autoguiada con la señalización y el material complementario realizado.

¿CÓMO LLEGAR?