Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
ORELLANA LA VIEJA

ORELLANA LA VIEJA

En las inmediaciones de la actual Orellana la Vieja, se han producido asentamientos humanos desde la Prehistoria, debido a la importante presencia del río Guadiana y de las sierras próximas. En época romana en las márgenes del río se suceden las villas, que quedarían bajo la influencia de la ciudad antigua de Lacimurga, situada en el Cerro de Cogolludo (términos de Navalvillar de Pela y Puebla de Alcocer). Ya en el siglo XIV, en 1335, el Rey Alfonso XI, concede a su camarero Juan Alfonso Altamirano (servidor de la cámara del Rey). Este privilegio supone el primer reconocimiento formal del señorío de los Altamirano en el lugar de Orellana. El primer título de Marqués de Orellana fue concedido a finales de 1614 por Felipe III a Pedro Fonseca Orellana y Figueroa.

FIESTAS DE INTERES

Fiestas de San Sebastián (Celebracíon 20 enero)

La Enramá (Celebracíon Domingo de Resurrección)

Procesión náutica de la Virgen del Carmen (Celebracíon sábado más próximo al 16 de julio)

Fiestas de agosto (Celebracíon agosto)

Fiestas del Santísimo Cristo de la Capilla (Celebracíon 14 de septiembre)

¿CÓMO LLEGAR?

LO MEJOR DE ORELLANA LA VIEJA

DE INTERÉS TURÍSTICO

Castillo – Palacio de los Orellanas

Los primeros elementos de la primitiva Casa Fuerte datan de finales del siglo XIII. La construcción que hoy conocemos es del siglo XV. En su origen se trataba de un edificio militar formado por cuatro torres, dos redondas y otras dos cuadradas, unidas por una muralla que delimitaba un recinto cerrado de planta aproximadamente cuadrada, abierto a poniente por su puerta principal, situada junto a la torre albarrana. Perdería su carácter defensivo en el siglo XVI, convirtiéndose en un hermoso Palacio, residencia de los señores de Orellana. Hoy día se conserva la torre del Homenaje, un torreón circular y otras estancias y restos que están siendo rehabilitados.

Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción

Es una obra del siglo XVI del maestro trujillano Francisco Becerra. Su fábrica de mampostería se alza exenta, presentando sucesivas transformaciones de diferentes épocas. Es de notables dimensiones, con cabecera semicircular y elevada torre. Se conservan algunos objetos artísticos de gran valor: un magnífico Cristo de marfil del siglo XVI, procedente del Convento de las Dominicas, un cáliz y una cruz procesional de plata y otras piezas de orfebrería litúrgica. A finales del siglo XX se ha construido la Capilla dedicada al Santísimo Cristo de la Capilla y en 2007 se inauguró el retablo reconstruido siguiendo el modelo original de estilo barroco.

Convento de San Benito

De estilo renacentista, fue construido en el siglo XVI, por iniciativa de la propia casa de los Orellana, siendo su fundadora Dª Teresa de Meneses, viuda del sexto señor Don Rodrigo de Orellana. El convento fue habitado por las monjas de clausura de la Orden de Santo Domingo, que abandonaron el inmueble en 1836, a raíz de la desamortización de Mendizábal. El conjunto se ha rehabilitado en la década de los 90 del siglo XX, ubicándose en la actualidad en el mismo un Centro Cultural que alberga la Biblioteca Municipal, el Auditorio “Esteban Sánchez” y una sala de exposiciones.

Embalse de Orellana

Junto con las “lagunas de la Albuera” son las únicas zonas húmedas de Extremadura que pertenecen a la lista de humedales de importancia internacional establecidos en el Convenio de Ramsar, junto otros lugares tan renombrados como Las Tablas de Daimiel, Doñana o Delta del Ebro. La zona tiene infraestructura para la práctica de deportes acuáticos, y para el baño, recibiendo el nombre de “Costa Dulce”. Cuenta además con el reconocimiento Bandera Azul de costa interior.

CERCA DE ORELLANA LA VIEJA

ORELLANA DE LA SIERRA

PLAYAS

BIRDING

DÓNDE COMER

ÁRBOLES SINGULARES

NUESTROS PUEBLOS